Dra. Ana Vivancos

Jefe del Grupo de Genómica del Cáncer – Vall d’Hebron Institut d’Oncologia

¿Cómo nos puede ayudar la biopsia líquida en cáncer?

Uno de los grandes avances que se ha producido en los últimos años en lo referente a la medicina personalizada es la incorporación de la biopsia líquida. Se trata de un método más rápido y mucho menos invasivo que la biopsia clásica de tejido, con el cual se detecta ADN derivado del tumor que se halla circulante en la sangre. Para realizar las técnicas de biopsia líquida se parte de una simple extracción de sangre y obtenemos resultados del estado de las mutaciones en pocos días, lo que ayuda a decidir el tratamiento más específico y dirigido a cada caso. Hay que tener en cuenta que el genotipo de los tumores es una información fundamental, y que este puede cambiar después de su diagnóstico y tras diferentes tratamientos. La biopsia líquida en este sentido permite detectar mutaciones relevantes de los tumores que no son detectables en los tumores primarios (aunque sí si se realiza una biopsia tradicional), con lo que además permite realizar la detección de mutaciones a lo largo de distintos momentos de la evolución de la enfermedad, monitorizando al paciente. Estos aspectos de la biopsia líquida la convierten en una de las herramientas con mayor potencial para el tratamiento de los pacientes de los últimos años.

VHIO fue el primer centro a nivel mundial en incorporar la tecnología BEAMing e integrarla en el campo de la rutina clínica para la detección de mutaciones, en concreto en los genes KRAS y NRAS en Cáncer colorrectal metastásico, en 2015.